domingo, 23 de agosto de 2015

PALABRA 6


Daría lo que fuera por tener lo que tuvimos. Daría mi vida porque fueras como eras. Daría mi alma por ser como fui.

Te desvaneces. La ilusión, las risas y los sueños juntos se fueron. Las miradas cómplices ya no están.

Quedan los suspiros y los reproches entre dientes.

¿Cuándo ocurrió? ¿A dónde miraba yo? ¿Por qué no vi que no me mirabas? ¿Por qué…?

Cuando se bebe la infusión del amor y se saborea el cariño, la pasión, la entrega y la perfección sólo quedan los posos de la desilusión.

Aún a veces abrazo tu cuerpo…fuerte…más fuerte…deseando que con esa fuerza regreses a mí pero de nada sirve.

Un ciclo se cierra. La vida no termina.